martes, 31 de enero de 2017

Fragmentos de UN SANS UN (Uno Sin Uno) de Fernando Palenzuela. Traducción de Guy Girard & Enrique Lechuga

¿Será acaso que entre las escamas del pez un niño nace?

...una pared de mariposas negras...

Cuando subo la montaña
Ya la he descendido
Al marcharme
Estoy de regreso
Donde mi cuerpo no está
Yo siempre estoy.

Cada día
Son más frecuentes
Las alegrías
Con los ojos
Sin dientes.

...la noche se rompe
En dos pedazos
Que caen al suelo sin hacer ruido

Mujer hecha de sábanas de lágrimas
Aléjate del hombre sin laberinto

Uno sin uno es
El hombre que retorna al fuego abandonado
Uno sin uno siempre juega con las cartas marcadas
Partió sin despedirse uno sin uno
Coleccionista de miradas
El que no pudo robarse su sombra
El asesino del tiempo
El que bajó a sótanos degollados
El cordero que lame la soga del ahorcado
Uno sin uno.

...el campo minado del olvido
Nuestra única patria verdadera.

Tampoco la muerte ha conocido mi vida

La muerte con su pecho de tortuga

El pan irrescatable del silencio.

Quizás yo haya estado herido de vida

Con los brazos cruzados siempre veo
Un caballo que nace en la punta de una espada

Las mejores piruetas se realizan
sobre la piel del llanto

...quemar todos los espejos
Para verme.

La claridad del ser no es ajena
Al estallido de las cabezas coronadas de absurdo
Al horror de repetirnos en los otros
Si yo ahorro una ración grande de veneno
Podré emprender la retirada
Hacia las praderas vírgenes del sueño
Hacia las fronteras donde se cancelan las mentiras
Y descubrir un calendario de silencios
Hecho a la medida de ese otro

Que siempre está midiendo mi locura.

No hay comentarios: