miércoles, 31 de diciembre de 2014

AÑO NUEVO

El día en que se acaban los años
y empiezan los pesebres,
el año en que los kilos de langostinos
y la fila de polvorones y la boca
del capitalismo se abre
en el bote pequeño de una colonia
y tiran los niños petardos
en la garganta de los rincones
y aliñamos con ciruelas el
ano abierto de los pollos.

El año en que te quiero porque
ya no sé la de copas de vino
y mando mensajes a aquel colega
al que dejé de hablar a menos cuarto
y cantamos de memoria
algo que sólo recuerdan los abuelos
y salimos a bailar como si acabara
de acabarse la guerra.

El año que se acaba para dar pie
al siguiente año con la misma poesía
y el mismo hambre y la, en parte
resaca, pues siguen los bombardeos
en algún canal de televisión.

El año feliz de las doce mentiras,
el año donde hay de todo menos reunión
y no hay un duro para nada
salvo para la orquesta.

El año que acaba de acabarnos
de tan poco estómago como
tenía su tiempo, el de la prisa,
el del almendro cortado por
el centro mismo de la flor.

Este año que te beso mentiroso
con el ácido úrico de mis ojos
y el hiato del silbato de mi pena,
el año en que se acaba la crisis
y empieza la autovía.

Este año de notas musicales
y de delantales moribundos
donde desorientados andan
los cartógrafos.

Este año de flautas y
trompetas
es el perfecto
para seguir actuando,
para colgarme al actor
para seguir queriéndote
y ser sólo eso
lo que siga haciendo
de verdad.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Jazz-Lilith de J. E. Cirlot



Con mis ojos escucho, con mis ojos
de menta y de cristal desmesurado.
Con mis ojos de piano en el ocaso,
con mis ojos de tigre y de cerezo.
Con mis ojos escucho los acordes,
los desgarrados sones de la tarde,
los sones del amor y del sollozo,
los muslos que se acercan por el cielo.
Con mis ojos escucho tantas selvas,
tantas selvas de furia y de carbunclos.
Con mis ojos de piano, con mis ojos
de hoguera abandonada en el desierto.
Los acordes se rompen en el canto,
los acordes se quiebran en los árboles,
los muslos se acercan por el cielo,
los muslos de magnolia y de ceniza.
Con mis ojos escucho los dos muslos,
con mis ojos de menta y de asesino,
con mis ojos de músico extraviado.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Reflexión y poema de Raquel Bluvstein

Lo tengo claro: la marca de la época en el arte de la poesía es la naturalidad en la expresión. La expresión sencilla, es decir, la expresión del primer estremecimiento de la emoción lírica, una expresión directa, antes de que se recubra de los accesorios de los vestidos de fiesta de seda y las joyas de oro; la expresión limpia de la literatura, que llega al corazón con su verdad humana, que cautiva al espíritu por su vitalidad, que tiene el poder de remover los recuerdos, de acompañarnos en la vida diaria y de cantar de repente en nuestro interior. ¿Acaso esa sencillez de expresión, o por lo menos cierta inclinación hacia ella, no ilustra la mayoría de las obras poéticas de nuestro tiempo, los rusos (Blok, Achmátova, Esenin) y los franceses (Jammes, Sorel)?


Sé de abundantes frases bellas,
grandilocuentes sin fin,
que al andar se contonean,
altiva la mirada.

Mas mi corazón es de expresión cándida como un niño
y humilde como el polvo.
He sabido de palabras sin número...
por eso callaré.

¿Percibirá tu oído aún en el silencio
mi lenguaje sencillo?
¿Lo guardarás como un amigo, como un hermano,
como una madre en su regazo?


(Traducción de Ana María Bejarano)

jueves, 4 de diciembre de 2014

IMPERATIVO de Benjamin Péret

Temer el sudor de las moscas extraviadas en los barrios en construcción
Envilecer los jarros de estaño hasta que sean desgarrados por
los cachorros
Retorcer los antiguos armarios para extraer un poco de polvo
de rubí con que colorear los lagos
Silbar repetida y largamente para que acudan los huesos bien
blanqueados que no quieren entender razones
Lavar la tinta con vino rojo para distraer a los niños que riñen
en el patio
Cortar la luz en cuatro y arrojarla a las fieras
Extraer de la arena todos los dientes que contiene para
levantar muros
Transformar las armaduras en incubadoras para obtener
polluelos de pico largo
Aplastar a las tortugas hasta convertirlas en mantillas
Regar todos los días las banderas con aceite de máquinas
Quemar los camembert pasados hasta que salte el fénix
Acariciar las lentejas una por una antes de sembrarlas
Sacudir los tapices con una navaja para fabricar jaulas de
canarios
Agotar las reservas de oro para comprar horquillas de cabello
Asustar a las langostas que intentan penetrar en una tabaquera
Cocinar los violines en salsa blanca
Dorar las escaleras para evitar barrerlas
Caracolear en las iglesias a la hora de la misa solemne
pero no insultar nunca al cartero para expulsar a los ratones
de la péndola
que atacarían los bronces artísticos a picotazos.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Vídeos sobre Malcolm y su poesía

Estos vídeos se emitieron ayer 28 de noviembre durante la presentación de Sentido Mágico de Malcolm de Chazal, en el centro cultural Paco Rabal.




Malcolm de Chazal en Radiovallekas

El pasado miércoles con Sebastián Galán, Pedro Letai y "los culpables", en el programa de poesía POETAS EN EL AIRE, presentamos parte de la obra de Malcolm de Chazal. Gran entrevista y homenaje merecido al autor.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Próximo viernes, presentación de SENTIDO MÁGICO

VIERNES 28 DE NOVIEMBRE, presentación de la PRIMERA OBRA íntegra en CASTELLANO de MALCOLM DE CHAZAL. CENTRO CULTURAL PACO RABAL, C/ Felipe de Diego, 13, MADRID.

Fotografía de Álvaro José Serrano Rubio. 

martes, 18 de noviembre de 2014

PUESTA EN MARCHA, de Juan Larrea

Entre estos charcos de flauta
qué ave herida persigue el universo

Candado diluido en mi metal de voz

Mi temperamento superficial
está helando a favor de un alma fina
y el viento se escuece en un balido roto

Esta oscura actitud de puente
que adopta estirándose el silencio
este buscar ojos y encontrar alicientes
este ausentarse en sábanas y al menos descuido
como una barca transmitida de padre a hijos
y cuando la marina de un ciego se estremece
este no ser ajeno a una docena de suspiros
serán siempre un buen camino
para hacer de un álamo una excusa cortés

Como siempre el cielo finge un hermoso desinterés
y deja flotar al borde sus extremidades
pero ved las palomas que se desprenden de sus pies
al menor cambio de tiempo.

domingo, 16 de noviembre de 2014

domingo, 9 de noviembre de 2014

Sobresaltos

Nada está lejos si la distancia es el poema. No era tan tarde pero lo parecía porque ya sabemos que hace poco cambiaron la hora del reloj para traernos antes la oscuridad y así se pasa la media tarde pensando en si está ya o todavía no cayó dormida.

Llegamos casi puntuales, el recital empezaba a las 19:00. Claro que, al no conocer la zona, tardamos en aparcar y luego nos metimos en el lugar que nos pareció que era pero que no era en absoluto; eso sí, al entrar en aquel centro cultural lo pregunté: ¿Es aquí el recital? Y muy amablemente me dijeron que sí, así que al entrar y ver a todo un coro me dije: “Madre mía los medios de que dispone Concha, esto va a ser increíble”, cuando pregunté más: ¿Pero es aquí el recital de Concha Morales? Me dijeron que por supuesto que no y nos indicaron el lugar donde posiblemente fuera, un lugar escondido, como secreto. Llegamos y claro, ya estaba Concha recitando, acompañada de la guitarra que tocaba muy bien un amigo.

Yo no había escuchado nunca antes a Concha, su poesía me era desconocida y fue eso lo que me motivó para ir a verla, aprovechando que era fin de semana y que es cuando puedo acudir a los actos poéticos. No sabía, por ejemplo, que su poesía ronronea porque, en el fondo, en su poesía hay mucho gato saltando y salvándonos la vida. Destaca el ritmo, ya no sólo escuchado de su boca sino que, en la noche, ya en casa, cuando eché un vistazo a su Sobresaltos me di cuenta entonces como lector y no oyente, que funcionaban sus versos en mi ritmo de lectura. Escribe Concha una poesía sencilla en la que, de vez en cuando, introduce una imagen muy potente que descoloca el desarrollo más o menos lineal anterior; quiero decir que me encantó visualizar ciertos brotes surrealistas que me recordaron a la poesía inocente de Gisèle Prassinos, una poesía que tiene en Concha los zapatos puestos en el suelo y que, de repente, clavan su tacón en el corazón de las nubes.

Fue el recital como esos conciertos donde el artista muy conocido lleva a sus amigos y lo acompañan cantando. Amigos y hermanos salieron a leer poemas de Concha, poemas con los que ella ha ido saltando y asaltándolos en el tiempo. Me pareció preciosa la labor del poeta cuando llega a tocar a tanta gente como ayer se demostró. Hubo una mujer que se emocionó terminando de leer una de las poesías. Fue estupendo.

Y por si fuera poco, hubo firmas de libros, unas cervecitas y unos vinos con algunos aperitivos muy ricos. Hasta el postre tenía un nombre muy acorde con la poesía de que disfrutamos: buñuelos de viento. Concha nos regaló unos marcapáginas preciosos y originales que hace su amiga Silvia, de Granada; y disfruté mucho de la compañía de Lidia, la editora y su gran madre: Isabel.

A casa regresamos en nada porque, en parte, era como si no quisiéramos volver o porque nos dejaron pensando los besos de lunas con los labios pintados y la idea de que no es para tanto nunca la distancia ni los sinsabores. Concha lo dice muy bien: “los sinsabores se adormecen como la siesta dulce de los gatos”.

En serio, nunca me hubiera imaginado que pudiera la poesía ronronear.

jueves, 6 de noviembre de 2014

EL DESCONOCIDO, de Jacques Baron


Él decía Mis labios son racimos monstruosos
panteras que cantan
más dulces que los pájaros tan dulces de la colina
y los toros sangrantes de las grandes nubes oscuras
Él decía
Yo llevo en mi pecho
olas inmensas y ásperas
en medio de las flores tan bellas de los días solemnes
Llamaba María
a una pequeña que llevaba legumbres
Él decía, él decía además
Yo soy una amapola
que despierta por la mañana el azul pálido de las bestias.

lunes, 3 de noviembre de 2014

MILIBARES EN LA TORMENTA, de Aimé Césaire



No apacigüemos al día y salgamos a cara descubierta
cara a los países desconocidos que interrumpen el canto de los pájaros
la asechanza se instala a lo largo de un ruido de confines de planetas
no prestes atención a las orugas que tejen
una carne sutil con hombros y senos posibles
sino sólo a los milibares que se plantan en el ojo de una tormenta
para liberar al espacio donde se yerguen el corazón de las cosas y la llegada del hombre

Sueño no apacigüemos
entre los clavos enloquecidos
un rumor de lágrimas que se dirige a tientas hacia el ala inmensa de los párpados.

martes, 28 de octubre de 2014

Luca II de Marcos Sainz Bacherer


Con sus ojos de agua mira la niña
llover.
Se diría que ella hace
llover.
Brillan sus ojos y repite
agua
agua
agua.

lunes, 20 de octubre de 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Para que no te olvides de Merce

Hay recitales y recitales.

El de ayer fue de esos que no se van a olvidar, no se puede. Formaba parte de nuestro proyecto Para que no te olvides del poema y que pretende hacer llegar la poesía a los más mayores, ya sea en centros de día, residencias o en sus domicilios, como ayer ocurrió.

Ya se sabe que los mayores son seres entrañables que, de algún modo, vuelven a la niñez con los años y, lo que es más maravilloso, son personas muy agradecidas cuya propia soledad les hace ser así; de modo que en cuanto se les da un poco de compañía, en seguida lo agradecen con sus ojos vidriosos y felices. Además, aunque no oigan mucho, saben escuchar, y aunque no entiendan del todo el poema, siempre se quedan con algo, con una parte, que les hace jóvenes en un segundo y los traslada lejos de las arrugas. Ayer, sinceramente, creo que en muchos momentos, aquellas cuatro maravillosas mujeres resultaron más jóvenes que nosotros.

Para ir asesorado, por la mañana llamé a mi abuela. A ellos llevo años dedicándoles mi particular Para que no te olvides del poema y mi abuela, que es de armas tomar y sincera como ninguna, cuando le leo mis poemas de ahora, los que no riman ni tienen medida exacta ni nada de eso, siempre me dice: “A mí léeme poesías... pero poesías de esas de verdad, de las que riman, no de las otras...”. Así que ayer, cuando hablé con ella y le dije que iba a dar un recital junto a mis compañeras poetas de Poekas, Elena Moratalla y Beatriz Jiménez, me dijo: “Muy bien, pero tú léele poemas de los que hacen llorar, de los que hacías al principio hijo mío... que esos que haces ahora son muy raros y no los entendemos...”. Y tenía toda la razón del mundo, llevé poemas de los antiguos, de los que tengo dedicados a mis propios abuelos y algunos clásicos de Lope, Bécquer o Quevedo. Elena y Beatriz pensaron igual, también acudieron con poemas de los que tienen dedicados a sus familiares o aquellos que por el tema o la rima o la medida podrían interesar a las cuatro señoras, muy amables, que nos recibieron muy contentas desde el principio y alabando mucho la labor de nuestro proyecto.

Tomamos algo, nos contaron algunas anécdotas de sus vidas, especialmente aquellas a cuyo recuerdo les habían llevado los poemas recién leídos, pues de algún modo la poesía es también alfombra que te alza mágicamente y te lleva al pasado para poder verlo con la memoria del presente. Y aunque las cuatro estuvieron muy receptivas, llamó especial atención Merce quien recitó de memoria un poema de Gabriel y Galán y luego nos sorprendió con algunos de los suyos propios. En concreto con uno que nos hizo llorar y que nos acabó regalando. Es de esos poemas mágicos, que parecen un clásico de la poesía y no quería pasar la ocasión de compartirlo con todos pues la voz de Merce es la voz de muchas personas mayores que escriben desde la soledad y que encuentran en el poema la compañía que, a veces, echan de menos. Se titula La Vejez y dice así:

Cuando seamos viejos
caminaremos juntos de la mano.

Cuando seamos viejos
recordaremos nuestro pasado.

Cuando seamos viejos
al acariciarnos sentiremos
el temblor de nuestras manos.

Cuando seamos viejos
viviremos la tristeza
de ser separados.

Cuando seamos viejos
las lágrimas serán
las que besen nuestros labios.

Escribirlo y recordarlo teniendo aún reciente el timbre de su voz todavía me emociona. Nos contó cantidad de cosas. Llegó un punto en que le dijimos que debería ser ella quien nos visitara a nosotros para hacernos compañía. Fue curiosa la historia de cómo de pequeña, cuando su madre la mandaba a coser los calcetines, se escaqueaba y se iba a escribir sus poesías. Una mujer magnífica, sin duda, como todas las demás.

El caso es que salimos realmente felices de la reunión; por mi parte, una experiencia única que no voy a poder olvidar; se leyeron también algunos poemas de Cristina Santa Ana que gustaron mucho. Nos colmaron de besos y muestras de agradecimiento al marcharnos y salimos a la calle, no sólo con la sensación de haber hecho una buena labor social sino con la sensación de habernos visto colmados por ella, como si el acompañamiento lo hubiéramos recibido nosotros.


La conclusión fue sencilla. Por un lado, le debemos eso y mucho más a nuestros mayores y el proyecto debe seguir su senda que recién empieza pero que irá cogiendo fuerza pues está claro que funciona; y por otro, que es fantástico que la poesía se sienta celebrada. No siempre el poeta tiene un público tan joven.

viernes, 17 de octubre de 2014

Sentido Mágico en Le Mauricien

En Isla Mauricio ya saben que Malcolm de Chazal tiene su primera obra traducida al español. El artículo del periódico Le Mauricien que me manda Robert Furlong con motivo de una exposición sobre la vida del autor en la galería Amrita Dyalah y en la que el presidente de la Fundación Malcolm de Chazal dio una conferencia, también presenta foto de la portada de Sentido Mágico y viene con el dibujo que le regalé a Robert cuando visitó Madrid. Era un boceto con el que quería ilustrar uno de los poemas de Chazal, en concreto, aquel que dice: Los pájaros pequeños/ aprenden/ solfeo/ con los colores/ de la primavera.

Traduzco la parte del artículo que nos interesa:

Sens Magique acaba de ser traducido al español bajo el título de Sentido Mágico. El interés que despierta en todo el mundo esta obra está sin duda relacionado con su accesibilidad pero también con su importancia en la obra de Chazal, representando su primera colección poética que anuncia ya al pintor en que se convertirá Chazal, iniciando sus reflexiones sobre el color. Editado por Madrilenian, esta obra está traducida e ilustrada por otro pintor: Pedro José Morillas Rosa.

El director de la fundación, Robert Furlong, se complace en constatar que esas ilustraciones demuestran que se ha capturado a la perfección el espíritu chazaliano. Y lo hacen manteniendo su propio estilo, con un trazo en arabesco y con el espíritu, en ciertas formas, del surrealismo europeo. El mismo editor también tiene previsto publicar en 2015 tres piezas de teatro de Chazal en español, probablemente Les désamorantes (Los Desencaprichados), Le Concile des poètes (El Concilio de los poetas) y Guerre dans mars (Guerra en Marte)

miércoles, 15 de octubre de 2014

Una historia mágica

 A veces pasan cosas fantásticas en la vida.

Hace años me compré un libro rojo. Era una antología de poesía surrealista coordinada por Aldo Pellegrini y allí me encontré a un poeta que me sorprendió entre todos: Malcolm de Chazal. Empecé a buscarlo por todas partes y no había nada de él en español que yo supiera, salvo aquellos poemas que había traducido el propio Pellegrini para su antología, y compartí algunos en este blog (aquí) a principios de 2010.

La vida fue pasando, no sé cómo, sin Chazal. De vez en cuando miraba si había algo en castellano ya y, como no podía leerlo en nuestra lengua, pues empecé a leerlo en francés, aprovechando que es un idioma que entiendo bastante bien ya que tuve buenas profesoras, en concreto una francesa en el instituto que fue una pesadilla pero gracias a la cual podía leer a Chazal más adelante casi sin mover mucho el diccionario; por cierto, también rojo, de mi madre, de cuando ella estudiaba, una maravilla. Así leí muchos artículos sobre el autor y empezó a fascinarme ya no sólo su obra sino también su vida.

Y entonces, a finales del año pasado, por estas fechas más o menos, recibo un correo de un tal Óscar Cuadrado con una invitación para la presentación del primer libro de Malcolm de Chazal en español, que había salido hacía años en México y que retomaba ahora una editorial madrileña: Madrilenian. Me hizo mucha gracia porque el editor me decía en aquel correo que sería un placer que asistiera a la presentación una persona con los conocimientos sobre Chazal que tenía yo. Claro que yo no sabía por entonces que Malcolm era tan desconocido que yo era una de los que más sabía de él en este país. Menos mal que llegamos a aquella presentación, estuvimos a punto de no hacerlo, primero porque íbamos en un primer momento en coche y había no sé qué lío por el centro y estaba cortado por la policía, encima íbamos tarde y tuvimos que volver a casa y yo ya estaba fastidiado por no haber podido ir y entonces mi mágica Isel me dijo que teníamos que intentar llegar en metro, aunque fuera al final, sólo para poder comprar Historia del Dodo el recopilatorio de textos traducidos en México y publicados ahora en una edición renovada. Llegamos y nos abrieron muy amablemente y un tipo de lo más simpático me dijo que nos estuvieron esperando pero que como no llegábamos tuvieron que empezar sin nosotros, aquello no tenía mucho sentido para mí pero es lo que tiene Chazal, empezaban sus trucos a revolotear por el aire, literalmente, pues un mago estaba allí haciendo su función; es más, llegué a participar en uno de los trucos de magia con mucha torpeza para risa del público.

Total, que el hombre simpático era el editor y después de la presentación hubo una cata de vinos y allí estuvimos un rato hablando. Me dijo que había visto mis cuadros y que le gustaba lo que hacía. Hablamos de Chazal, brindamos con el mago con vinos alemanes, españoles y californianos y bastante contentos volvimos Isel y yo a casa, leyendo en el metro aquella maravilla que ya tenía entre las manos. Sobre todo eso también hablé en el blog (aquí).

De izquierda a Derecha, Robert Furlong, yo mismo y el editor 
Óscar Cuadrado.
Yo ya sabía que Malcolm era un escritor magnífico y lo único que tenía en casa era una colección de poemas y archivos pdf sobre él que había acumulado con el tiempo, seguramente desde 2009. Cuando terminé de leer Historia del Dodo necesitaba más, así que pedí a Francia los primeros libros suyos. Los primeros en llegar fueron Sentido Plástico y mi favorito: Sentido Mágico, este último regalo de la pura magia de mi vida que es Isel. El caso es que no era tan fácil como pensaba en un momento leerlos, así que para disfrutarlos del todo decidí empezar a traducirlos, de hecho compartí esa historia también en este medio (aquí). En los ratos libres comencé a traducir uno por uno aquellos aforismos y aquellos poemas sólo por la alegría de leerlos después plenamente en castellano y disfrutarlos en mi idioma, claro que era maravilloso leerlos en francés.

En algún correo compartido con Óscar le dije que por puro placer estaba traduciendo las obras de Chazal. En un principio le salió la vena de editor y abogado especialista en protección de derechos de autor y me soltó un largo discurso sobre que me pensara bien si aquello que estaba haciendo era algo verdaderamente casero o si iba a publicarlo porque los derechos de autor hay que conseguirlos y tal y cual. Parece que aquello no le gustó mucho en un principio. A mí me importó poco, seguí traduciéndolo, era cosa mía y para mí. Pero el tiempo pasó mágicamente y un día Óscar me dice que su editorial está negociando con la Fundación Malcolm de Chazal para comprar los derechos de Sentido Mágico y que si quería, ya que estaba trabajando en ello con tanto entusiasmo, podría ser el traductor. En un principio me negué. Le dije a Óscar que le tenía demasiado respeto al autor como para traducirlo yo, pero luego claro... aquello me estuvo reconcomiendo. Al final llegué a una conclusión absurda, de esas a las que sólo se puede llegar cuando la magia está en el ambiente y, seguramente rojo como la antología surrealista y rojo como el diccionario-reliquia de mi madre, acepté porque pensé que era mucho mejor que lo tradujera yo que entendía a Malcolm que otro que sólo supiera el francés de forma más fluida que yo pero no conociera al autor ni a sus mágicas intenciones.

La verdad es que yo seguí traduciendo sin creerme mucho el asunto. Óscar me decía que vendría Robert Furlong desde Isla Mauricio, el presidente de la Fundación Malcolm de Chazal, Caballero de Las Artes y Las Letras en Francia para ultimar los detalles y demás. Aquello sonaba a “me parece muy bonito todo lo que me dices pero eso no me lo creo hasta que lo vea”. Como el tiempo pasaba y ni noticias de Robert y yo ya entregué un primer borrador a Óscar con la traducción y habíamos firmado un draft como contrato y la obra iba a salir meses después y tantas cosas parecían que no iban a suceder que me desanimé realmente un poco al principio aunque luego pensaba: total, si esto lo ibas a hacer igualmente, yo lo quería traducir para mí y para que Chazal estuviera aquí con las palabras que pudiéramos entender. Pero entonces hubo confirmación de fecha, venía Robert a Madrid y nos íbamos a ver en un restaurante para hablar de Malcolm y yo le iba a enseñar algunas ilustraciones que había empezado a hacer, también por puro amor al arte, por lo que a Óscar, en su locura maravillosa, pensó encargarme también la portada. Y así es cómo conocí a Robert Furlong, un tipo bastante simpático al que gustaron mucho los dibujos, al que regalé de hecho uno y con quien hablamos en inglés después de haberme pasado una semana reforzando a tope mi francés, ya que, entre los tres, era el mejor idioma para entendernos todos. Fue una gran experiencia. Me firmó Sentido Mágico y llegué a casa muy contento.

Pasaron los días, hice la portada de la que ya hablaré y mostraré parte del proceso hasta llegar a ella. Se hicieron las últimas revisiones del texto. Tuve la suerte de hacer también la introducción del libro, a modo de prólogo, donde hablé bastante de lo que aprendí de Chazal los últimos años. Traduje también unas notas que aportó Robert y empezó el proceso de edición. Pasó también mucho tiempo y no había noticias del libro. Lo esperaba para septiembre, le pregunté a Óscar y dejaron de fluir los correos que eran casi semanales entre nosotros, al final se ha ido cociendo la amistad pero no llegaba el resultado, no llegaba.

Y ayer llegó. Tenía en el buzón el papel de correos que decía que había un paquete con el nombre de la editorial a mi nombre. Fuimos a la oficina en cuanto lo vimos. Y fue Isel, la maga, quien abrió aquel sobre. Cuando lo sacó no me lo podía creer. Ahí estaba la preciosa edición con el resultado de muchos días de trabajo, introducción, portada y notas. Era, gracias a Óscar, mi homenaje a uno de los autores que más me fascinan. Abrí el libro y en la primera página el editor había escrito: “Gracias a ti” y había incrustado su firma. Parecía una broma todo. Pensad por un momento en vuestro autor favorito, imaginad que habla en otro idioma que es el tuyo y que tú lo traes, con la voz más parecida que puedes, con suma protección de su cuerda vocal y habiendo procurado que, en cada poema, tu alma se hubiera colocado a la altura de la suya, hubieran conversado y se hubieran entendido. Imaginad la suerte que se puede llegar a tener.

Así que ahí está, para todos, imagino que pronto se empezará a presentar y haremos magia con él. Un libro lleno de colores y no es casualidad que el rojo tenga un papel especial, pero dentro de él y dentro de las cosas. Por ahora ya se puede adquirir (aquí) a un precio más que razonable dada su extensión y teniendo en cuenta el efecto que es capaz de hacer en el lector. Como reza en su contraportada:


Este libro no se lee, es usted el leído. Una vez terminado se habrá visto, pues habrá aprendido a dejar que todo a su alrededor lo mire. Rompa todas sus brújulas. Está a punto de ser coordenada.

lunes, 13 de octubre de 2014

Letras Vivas sobre MI PRIMERA VEZ


Para leer la crónica del evento, pulsar sobre la imagen.

No me olvidan el poema

El escritor y poeta José María Barranco Ribot me leyó así de bien en la presentación del proyecto PARA QUE NO TE OLVIDES DEL POEMA que tuvo lugar la semana pasada en el centro cultural Paco Rabal, un proyecto orientado a llevar la poesía a personas mayores.

video

jueves, 25 de septiembre de 2014

MI PRIMERA VEZ, en Rivas


En el Café Literario de Covibar

"MI PRIMERA VEZ"

TertuliArte: Fernando López Guisado entrevistará a los poetas noveles Pedro José Morillas y Raquel de Marichalar.

ApasionArte: con Blanca López conoceremos el mundo de la cerveza y todo lo que de iniciático existe en esta bebida tan nuestra.

PromocionArte: tres mujeres que vienen a contarnos sus experiencias en distintos ámbitos: Mónica Carazo, Dolores Leis y Elena Peralta, que charlarán con Elena Muñoz.

Centro Social de Covibar, 21:00. Rivas Vaciamadrid.

(Ilustración de Fernando Vicente)

viernes, 11 de julio de 2014

Somos atentado en La galla ciencia





Para acceder a la reseña de la revista, pulsar sobre el logo.

miércoles, 9 de julio de 2014

Volver a Honduras, de Jaime Fontana

Parece que no habrá nada más tierno que este volver a Honduras:
llegar con el amor iluminado por años y distancias,
decir esta es la sierra, este es el aire y este es el río del cuento,
recuperar las voces salpicadas de burlas familiares,
resumir la niñez en el dormido sabor de esta naranja
y en este olor –que es casi de muchacha- de savia y de panales
que sólo dan los árboles autores de nuestro propio canto.

Porque volver a Honduras es ir de madrugada a los maizales
para espantar los pájaros bisnietos de aquellos que espantamos,
vivir en un mugido, en un relincho, que vienen de la noche,
los sueños, alegrías y peligros de los antiguos campos.

Parece que tendrá mucho de triste nuestro volver a Honduras:
hallar que el calendario no era broma leyendo algunos rostros,
saber que algo no vuelve en estas naves aunque el viajero vuelva
y besar en la frente lo que un día besamos en la boca.
parece que también será de lágrima este volver a Honduras:
preguntar por hermanos, por amigos que no nos esperaron,
y el horror de buscar en una tarde de cal y de cipreses
unos nombres: Julián o Federico, Carlos, Daniel o Marcos.

Parece que será feliz y trémulo nuestro volver a Honduras:
vagar por los caminos que asolearon el verso de la infancia,
llevar hasta una loma coronada de flores amarillas,
de la mano, a los hijos que fundamos sobre lejanas playas
-más allá de las nieves absolutas, de selvas y de mares-
y decirles al fin: esta es la cuna y este es el peñón exacto,
esta es la tierra nuestra, la amorosa, la que espera a sus niños,
aquí esparcen su calcio generoso los huesos de mis padres
y el calcio va a la hierba y hace al pino más jubiloso y alto:
así trabajan todavía quienes nos prestaron su sangre.

Todo será feliz y doloroso, será trémulo y tierno
porque volver a Honduras… me parece que es retomar el canto.

lunes, 7 de julio de 2014

El sur

Le da el pecho
el sur
al abanico,
se peinan las mujeres
para sacar sus sillas
a la puerta
de la casta,
nadie sabe
lo que duerme
el agricultor.

Se miran los claveles
antiguos,
la montaña tiene
en su lecho
el galope de un poeta
recientemente
rutilado,
hace el viento
cabañas de cuentos
en los susurros
de las cantinas.

Verás como alguien
se ríe de repente
de una desgracia,
nada pasa en los destinos
para eso
ya está
Dios.

Los viejos hablan
de antes,
los niños hablan
de después
y está estancado
el ojo
del hombre
mediano.

Piensa quedarse el ajo
en la boca,
la poesía es
pura
guarnición,
los ancianos
se han reunido
para criticar
a la petanca.

Verás el brillo
que esa mujer
le saca
a la acera,
verás los pliegues
de la cal
de su fachada,
verás cómo
por esa calle
se pasea
el cocido
y hay una diadema
en la cabeza
de todos
los portales.

Le escribe el sur
a la ruina
una carta
de presunción,
hace cola
la ola
en la trenza
de la alegría,
sale la luna
entre el tomillo,
baila un fandango
el aceite,
la nieve se ha
quedado en lo alto
prendada
de la solera.

Si hay suerte
saldrá el pastoreo
con el cristo
de la legaña,
si hay suerte
izará su vela
el candil
más apagado,
si hay suerte
el arroz con
conejo
de la abuela,
si hay suerte
mastiquen
los niños
el chanchullo.

Está Hesíodo
en los bares,
ha lanzado
el vino
su cometa,
verás como
alguien
hace pomposa
la historia
más pequeñita.

En aquella esquina
la hazaña de una mujer
contra la lechuga,
en ese banco
lo gigante que era
el pescado
de la vacía cesta
de la mañana,
en aquella pancarta
la espantosa pelea
que nunca
sucedió.

Y así como los álamos
su sombra para el romero,
así la hermandad
de la virgen
de los tambores.

Le da el abanico
el pecho
al sur
y es este
sólo un punto
entre el levante
y el septentrión,
una espina
de la rosa
de los vientos,
no hace falta
ser augur
para verle
la castaña.
Otro día el norte
si eso,
otro día un
canto
de poniente;
pero hoy el sur,
los delfines
de Nemeyón,
ánsar
de mi pesebre,
empieza la vida
en su enagua
bruzando su orilla
los mares
de gaviotas.

martes, 1 de julio de 2014

Gsús Bonilla escribe sobre el Poétikas del 13 de Junio


El viernes venía acompañado del viento caliente que se levanta en junio y el olor a tormenta, que todos recordamos; ya intentamos atrasar media hora más las jornadas, pues a decir verdad, en el interior de la librería La esquina del zorro, se nota la calorina acumulada durante el día, de manera que buscamos el poco frescor que nos ofrecen las noches de verano. A esa misma hora, igualmente un viernes, tu país juega el Mundial de la vergüenza, también en este busca ser campeón; Brasil limpia las calles de niños indigentes con paramilitares, gol en el campo y paz en la tierra, mientras tanto, en los bares del barrio, no se pierde detalle de las pantallas más grandes del mundo, que emanan alineaciones y sueños multicolor, qué bonito es el fútbol, qué pasiones despierta, como decía La Polla Record en los noventaLa poesía también desadormece, pero menos, aun así recibimos con gratitud a quienes han decidido esta tarde acudir a POéTIKAS, que no han sido pocos y esperamos dar inicio a la jornada XVII, que nos traería además el hilo común de lo realista y lo no-monárquico, tres autores que por lo escuchado aquí, tienen claro que si ha de haber un poder, éste ha de residir en el pueblo. La república como forma de gobierno. La gente dice, la gente hace. Leire OlmedaMarisa Peña y Pedro José Morillas residen en la poesía, viven en ella y para ella, y desde ella nos proporcionaron una excelente tarde, que  iniciamos con el poema “Lenguas muertas” de Mario Benedettilas viejas lenguas eran vivas/ cuando vibraron en la gente/ y eran el habla del esclavo/ del campesino y del apóstol/ del artesano y de la puta. Retomamos la estructura normal del ciclo, después de lo experimentado en ocasiones anteriores; así pues Leire Olmeda se ofrecería en el lenguaje sencillo, que no simple, de lo directo; desbrozaba su poesía manejando el verso sin contrapesos e incentivó la cercanía, con ello, enseguida conseguiría que sus palabras alcanzaran al público. Emotiva y civil, como calidad de los recursos que amparan a sus textos lograría una atmósfera para la identificación, para  desde un primer poema empatizar con ella. 

Marisa Peña tiene el dolor de la memoria incrustado en el pecho; expectora verso a verso la veneración por el antepasado y honra con su poesía al hueso de paisano que reposa en el olvido de las cunetas, en la fosa común; sus poemas solicitan un viaje hacia afuera, desde la profundidad de la  tierra donde yace el espanto hasta la clarividencia de la poesía que nos hace luz. 

De igual modo Pedro José Morillas no renuncia a la narratividad en sus poemas, con diferentes perspectivas y matices, sin embargo los dota de la gratificación y el poderío de la imagen, con un hondo conocimiento en este ejercicio, que lo capacita sin lugar a dudas para reconocernos en esencia en la comunicación y expresión del artista y que transmite en su magnífica faceta poética, porque Pedro además, practica el arte de la pintura. Ya estamos casi que finalizando esta primera etapa de POéTIKAS, a la vista dos últimas jornadas para concluir. Cuando iniciamos en el mes de octubre del pasado año este ciclo de poesía contemporánea en el barrio, ni por asomo pensábamos el recorrido que iba a tener, tampoco si iba a despertar mayor transcendencia más allá de unos pocos meses más, al menos hasta que finalizase el año 2013, aunque para decir verdad y en este sentido también nos daba un poco igual, en la manera en que cuando las cosas se han de hacer, sin darle muchas vueltas, ni buscarle demasiadas explicaciones; es decir, hacerlas porque sientes la necesidad de hacerlas; sin embargo, jornada tras jornada, el encuentro fue creciendo en expectación, en contenido y variedad, y cada vez ganando en concurrencia. 

El vecino quedaba agradecido por poder disfrutar un par de veces al mes de un espacio cultural libre y participativo, dedicado a la poesía, al lado de casa, en el que ha podido comprobar que muchas de sus preocupaciones son las mismas o muy parecidas a las de los autores que han pasado por aquí, donde hemos podido compartir con ellos, entre el debate y la controversia el recurso de la palabra, donde en muchas ocasiones nos hemos emocionado juntos; donde hemos podido experimentar que un poeta no es un ser divino ni supino, sino un otro como tú y como yo; donde la poesía nos ha sido el lenguaje para entendernos, unos y otros. Quizá sea, desde esta perspectiva,con este entusiasmo y junto a la generosidad de los autores, el que nos planteemos, en La esquina del zorro, una nueva temporada; no sabemos hasta dónde, ni hasta cuándo, pero con el propósito del principio, que no ha sido otro que el de motivar el acercamiento de los vecinos del barrio a esta arista de la literatura que es la poesía. Si bien es verdad que en esa futura andadura no teniendo todavía muy claro el formato de este nuevo ciclo; si igual, quincenalmente, o más espaciado y circunstancial; si con el formato de tres, como hasta ahora, o con otra estructura; si con un ideario concreto o la mescolanza del hecho poético… en definitiva, esa serie de cosas que posiblemente sea mejor que surjan dentro de la espontaneidad que de una sesuda reflexión. Mientras tanto, decíamos, nos quedan un par de sesiones más, la XVII y la XIX, la del jueves 26 de junio y el 4 de julio, donde una vez más vendrá la poesía a hacernos.


lunes, 16 de junio de 2014

En Nayagua



Tengo la suerte de aparecer en el número 20 da la magnífica revista NAYAGUA que viene cargada de contenido. Me han dejado espacio para tres poemas de Somos Atentado y también para un puñado de poetuits. Para acceder a la revista, basta con pulsar sobre la imagen.


jueves, 5 de junio de 2014

El martes en la Feria del Libro


El pasado martes, mi querida editora me buscó un hueco en la caseta 127 de Huerga y Fierro; y allí estuve desde las 11 hasta las 14 con la suerte de no quedar sin firmar ningún libro; no sólo eso, firmé seis en todo el tiempo, gracias a amigos de la poesía. También respondí a algunas preguntas que los alumnos de algunos colegios de la zona preguntaban para sus trabajos de la clase de literatura. El tiempo fue maravilloso y me sentí extraño siendo, en parte, escaparate. La amiga Elena Moratalla y Concha Morales de Poekas tuvieron la amabilidad de acercarse al momento y simular que hacían cola para que les firmara. Recité a pie de caseta un par de poemas que funcionaron para alguna venta y dio tiempo a Isel a venir a visitarme. Me dio por recordar mis primeros años de estudiante en Madrid cuando acudía como una quinceañera de compras a la feria del libro con el fin de anotar concienzudamente el libro que quería comprar, dando vueltas y más vueltas hasta que me cuadraban los euros y la elección. Y me decía: igual algún día estoy yo ahí detrás, como esa gente que nos regala con su imaginación las mejores atracciones, algún día... Y, efectivamente, ese día llegó.

miércoles, 21 de mayo de 2014

La vida toda

Coupe l´eau
tant que tu voudras
tu n´en trouveras
jamais
le squelette.
Le squelette du vent
est toute la vie.

Malcolm de Chazal

Hablemos de la historia del hombre
y no del hombre de la historia.

El hombre
pasó desapercibido.

Nadie acudió al estadio
a verlo arar al sereno.

Hablemos del peso
y no de la masa
de la balanza.

Casi todos somos
milagro,
nuestra casa está hecha
de ingenio,
tenemos las amígdalas
hechas
de fatiga.

Hablemos del cilio
de la luz
y no
de la linterna.

Nadie quiso la muria
en la longeva
tierra unificada,
la guerra fue causada
por hombres
parecidos
a laberintos,
la comida fue servida
por magas.

Tan extendida está
la carosis
que nadie se acuerda
del discurso
del hombre solo
frente a su esteva.

Hemos heredado todo
menos el pan,
nuestra dentadura
está en deuda
con el pasado;
ni una arruga
ha de tener
la memoria.

Yo tuve un abuelo
con mi nombre
y arcas
de manzanilla.
En sus patios
dormían las mulas
y era
su avío
el olivar.

Yo tuve un abuelo
con los brazos
llenos de grupas
y retrancas
llevando a rastras
la supervivencia.

Cuidó tanto la tierra
que en la guerra fue
enterrador.

No hablemos
de la sepultura del hombre
sino del hombre
sepultado.

Mi abuelo era fuerte
como un planeta
con los liños
enfilados,
mi abuelo
despertaba
al gallo
cuando se filtraba
la vida
entre las
támaras.

Hablemos del aceite
y no
de la almazara.

Somos consecuencia
de espaldas
acumuladas en los trojes
a punto
de las muelas.

Mi abuelo
con una vara
y su yunta
avistando los trigales
era el más grande
emperador.

No cortéis el agua
de los altos
regadíos
del acallado
drenaje.

El esqueleto
del viento
es la vida
toda.

lunes, 19 de mayo de 2014

El pasado 5 de Mayo en Mancha Real

El pasado 5 de mayo fui invitado a dar un recital en el Colegio San Marcos donde yo mismo estudié hace 20 años más o menos y donde empezó la poesía en mí gracias a Doña Carmen que también acudió al acto y tuvo el detalle de regalarme algunos poemas que yo escribía por entonces así como algunos trabajos literarios míos que guardó o fotocopió en su momento.

Pude contarle a los niños cómo me impactó la poesía con su edad y cómo empezó a formar parte de mí de forma natural; también di un pequeño homenaje a Machado leyendo algunos poemas de mi libro favorito de él: Campos de Castilla. Se me pasó rapidísimo el recital y regresé a Madrid muy rápido para poder acudir al trabajo. Me sentí curiosamente como estos niños que salen en la foto y me pregunté todo el camino de vuelta cómo pudo entrar la poesía en mí a esa edad y por qué, cómo era posible que la poesía existiera y que aquellos niños pudieran aguantarme casi una hora de versos. Atravesé toda Castilla-La Mancha y llegado a casa y viendo a Isel unos microsegundos encontré la respuesta.

Ya de pequeño escribía poemas confesionales o al amor, un amor desconocido que ahora sigo orgullosamente desconociendo pero sosteniendo por dentro como la poesía. Puse sobre el mueble del salón la placa de cristal que amablemente me regaló el director del centro y tuve el lunes más infantil que cabe imaginar.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Eva Chinchilla sobre Somos atentado

Conocí a Eva Chinchilla en las Sincronías con Olvido García Valdés y Ana P. Cañamares; le llamó mucho la atención mis poemas entonces, sobretodo aquellos que tenían cierto toque de Artaud. Allí mismo, al terminar, me preguntó si me gustaría mostrar parte de mi poesía en la revista Nayagua, cosa que acepté agradecido. Mandó más adelante mi querida editoria Lidia el libro a Eva y le dejé vía libre para que eligiera los que más le gustaban. Ya lo hizo y, dado que me mandó una especie de breve reseña u opinión; me siento verdaderamente orgulloso de mostrar parte de sus palabras:


Me resulta muy difícil elegir 5 páginas de poemas de Somos atentado. Me gustan todos sus poemas menos 2 y varios muchos de ellos me desarman y deslumbran: no hay tradición que explique la genialidad poética. Me gustan porque son diferentes, hay música, pensamiento propio, autobiografía desenmascarada, y puestos al yo: es de un tipo de yo gracias al cual al terminar el poema ya no echas de menos ningún tú. Luego está ese ella con nombre propio que trastoca todas las personas verbales y los poemas de amor para quienes no nos gustan los poemas de amor porque creíamos haber leído alguno (ah, ¿pero eso era amor?). Hay de todo de todo menos escasez. Termino ciertos poemas con Breton a un lado y al otro a Juan Carlos Mestre deseando (volver a) conocerte. Porque también siento eso, un hacía tiempo que, que no disfrutaba tanto de una mano tendida a una tradición surrealista de entreguerras pero que me da la otra mano. Ignoro si hay torsión, la supongo: perdónanos el sufrimiento, pero claro, será que merecíamos algo así. Gracias, perdón, gracias.

Enhorabuena y disculpa que no sea más profusa: cada día más tiempo en leer poesía y menos en decir de la poesía que he leído, no sé qué es esto que me va acallando (¿la edad? ¿la urbe?), menos mal que nunca opté por escribir reseñas, prefiero la acción. Me gustaría que Somos atentado pudiera ser leído y mimado por much@s...seguro que no soy la única. Sumandos...   

viernes, 9 de mayo de 2014

La abuela es rumiante de corazón

La abuela
y mi duda
de proceder
o no
de lo admirable.

La abuela
creyente hasta la alcaparra,
fuerte como las sacudidas,
chismosa y callada,
guiño de potente altura,
pone en su sitio
lo sitiado
con la espada firme
de su
azote.

Bella en sus más de ochenta
como el gris salpicado
de los diminutos
huevos
de las codornices,
bella como el mecido
repetido
de las costureras,
bella como una playa
bloqueando
la fatiga.

Tremenda
de imposible
corrección,
ojo relleno de lupas
que nunca
parece
mirar.

Con la carga de las procesiones
de diez mil cristos
decorosamente ataviados,
con el ojo
avizor
de los hospitales,
con un dolor
que es una frontera
donde está dormido
el esparadrapo.

La abuela
que es un guantazo
bien dado
a primera hora
de la
escabechina,
la abuela
que tiene cilindros
de pensamiento
en las tristes
peluquerías
y ha callado
tan dentro el rumor
que lo cuenta
como pura
aventura.

La abuela:
héroe del universo
sosteniendo
únicamente
una oxidada
sartén.

La abuela
indomesticable como el escape
de los inmensos morlacos,
rotunda como el vacío
total de las cicatrices,
pequeña y arrugada
como el frío
de las aceitunas,
la abuela
es rumiante
de corazón.

jueves, 8 de mayo de 2014

Recital en Café Libertad 8 del 24 de Abril de 2014



Este es el recital de Somos Atentado que tuvo lugar el pasado 24 de abril en el Café Libertad 8 con motivo de la presentación del poemario. Me presenta la gran Agustina Barbaresi con palabras previas de mi querida editora Lidia López. Fue un recital breve y el más íntimo de todos. El preferido de Isel.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Presentación de Somos Atentado por Elena Moratalla el 24 de enero en el Paco Rabal

Ayer tuve muchas y muy agradables sorpresas por mi cumpleaños. El día no pudo acabar de mejor modo con la transcripción que me mandó Elena de la presentación que hizo de mi poemario el pasado 24 de enero en el Centro Cultural Paco Rabal; una reseña por la que le estoy muy agradecido:

Buenas tardes amigos y amigas, bienvenidos a este centro cultural donde la POESÍA se ha ganado su lugar, lo cual es una gran recompensa para los que somos seguidores de ella.

Nuestro invitado de esta tarde, Pedro José Morillas Rosa es uno de ellos, solo que a él es la Sra. Poesía la que le persigue y no puede escapar a sus desafíos. Veremos porqué.

Cuando me pidió que yo presentara su primer poemario, una emoción me recorrió. Me encanta la idea- pensé- me gusta cómo es Pedro, me gusta cómo escribe, su poesía. Cuando comencé a leer su libro, me iba sumergiendo en su personalidad, en lo que es y lo que da, en lo que el amor ha hecho de él y en lo que el mundo quiere deshacer…

Uf!! Esto se ponía difícil. Pedro no era solo un poeta joven, que conocí hace casi 5 años, del que he seguido sus impresiones escritas en su blog, buena persona, mirada profunda, tímido y de emociones hondas palpables… no, Pedro José Morillas era eso y mucho más que merece la pena descubrir al leerle. La sensación de estar ante un gran pensador, sobre el individuo y sobre la sociedad. Y cuanto más le leía, más me gustaba y más difícil me parecía resumir todo esto para ustedes, para lucirle como merece aquí, en esta tarde.

La Persona, el Poeta

Pedro vino al Centro Cultural Paco Rabal el 15 de abril de 2009 a ofrecernos su recital dentro de los ciclos organizados por la Comunidad de Madrid para alentar a los jóvenes artistas, antes de la crisis, pongo entre paréntesis. La llamada Red de Arte Joven. Nuestro colectivo PoeKas con sede aquí, hemos promocionado durante 6 años estos recitales, para que los conociera el barrio, para darles un valor. Cuando en ese Abril se acercó Pedro a Vallecas estábamos preparando la fiesta del libro, una semana donde sacamos a pasear los libros por las calles, los escenarios del arte, de la literatura como son las plazas, los parques y también los centros culturales, asociaciones vecinales. Es la llamada Semana de Vallecas Calle del Libro, que este año cumplirá ya sus 15 años. En este alboroto nos pilló Pedro en abril del 2009, cuando eligió recitar en nuestro centro. Hicimos una pausa y nos quedamos impresionados por su tono honesto de tratar la vida cotidiana, los afectos y desde entonces, ya no se separó de nosotros, ni nosotros de él.

Pedro nació en Mancha Real, provincia de Jaén, por eso la mancha de aceite brilla en su vida, en su obra tanto poética como pictórica, porque Pedro también pinta y dibuja muy bien. Ha expuesto sus cuadros al aceite de oliva en centros culturales, como éste, otros de Madrid, Bilbao, Cáceres y Granada.
Uno siente también el sabor del aceite colgando de sus metáforas.
Es ingeniero de telecomunicación, profesor de matemáticas y física, muy presentes estas ciencias en sus versos.

Administra la bitácora: Blog de las nínfulas de yoknapatawpha.

Desde 2009 a 2011 ha sido locutor del programa Houston, tenemos un poema.


El poemario

El libro tiene 3 partes que aunque no son explícitas, forman una estructura transparente a la vez que unificada e interrelacionada.
  1. Su yo: formada por sus recuerdos, desde antes de nacer.
  2. Su soy 2: su amor, Isel es la protagonista.
  3. Su somos: social.


1ª Parte. Dialoga con su yo interior, con su doble interior. Pedro nació a los dos meses de que su hermano muriera y le pusieron su mismo nombre. Por eso, dice que nació poeta a la fuerza. Nací dos veces, escribe. Esa dualidad se palpa en este conjunto de poemas donde reflexiona sobre las contradicciones del ser humano.
Sobre el miedo a crecer:

Quisiera volver a tener tres años
pero tengo 29
y toda la muerte por delante

Se autodescribe en el poema CURRRICULUM, me siento muy vinculada a su generación, es la de mi hija y este poema representa muy bien a los nacidos en los principios de los 80, jóvenes que deben llevar siempre este elemento como una sombra que va por delante de ellos y a la que hay que seguir obsesivamente engordando.

           Me llamo poeta
           y nací en un bullicio
           deshabitado

Potente, tal vez uno de los mejores poemas del libro: QUE ALGUIEN ME SEPARE (no cito ningún fragmento, hay que leerlo entero y sin respirar).

A través de la poesía, Pedro alcanza a encontrar la belleza de los sobrios rincones de la existencia humana

Yo era una piedra / que intuía el útero
por el que / se despeñó


2º Parte

Isel, como desactivadora del artefacto explosivo que es Pedro, ella, tédax del poeta, a la que dedica su poemario, irrumpe en su vida y aunque con su mente matemática, Pedro se empeña en calcular EL AMOR, aplicando formulas y cerebro, finalmente se rinde y deja que explote toda la pasión.

Ebrio del licor que su musa va derramando en el hueco de sus pinceles, llena los versos de pestañas, ojos, labios y del nombre de Isel que dibuja catedrales al repetirse tantas y tantas veces.

Es difícil seleccionar versos representativos, los mejores, es difícil, pero me quedo con estos:

Los ojos de Isel
selvático milagro de lumbre
donde el poeta asume
su carencia de palabra.

Consigue crear un consorcio de AMOR para que todos sus lectores terminemos amando a Isel y así le amemos a él.

La belleza de la amada, del amor como salvavidas en el entorno asfixiante de la rutina, en la confusión de sus demonios, hace que se rompa el esquema de que el hombre de ciencias no puede ser romántico, no puede ser poeta. Nada más lejos. Él expresa con ingenio y facilidad lo que le dictan sus sentimientos hacia Isel y nos convence a todos, sobre todo a todas, de su ciencia y su arte (¡vamos! que muchas quisiéramos estar en la piel de Isel recibiendo ese atropello de piropos y halagos tan exquisitamente elaborados)


3ª Parte: Su tono social apunta al lector. Reúne poemas de carácter crítico.

Toma una voz dirigida a la sociedad, se ríe de ella desde la óptica de un dirigente, tal vez político que delira en “QUE NADIE SE ESPANTE”

Callad callad
el hombre está dormido entre náuseas

Se queja así del conformismo social, la apatía ante la injusticia. Versos como:
Pero qué a gusto se está
en este salvavidas
y qué alegrías me
convoca el colchón.

¡Nosotros somos el problema!

De ahí surge un Pedro agitador en su poema HAY MUCHO QUE HACER.


Ahora que pienso que
la mayor revolución sería vivir como neandertales

Las tres partes del poemario son tres frentes en los que se desenvuelve, que de alguna manera son inseparables, por eso, analiza de forma individual la crítica social:

Hoy
me manifiesto
contra mí

Y de manera plural para mostrar la DESIDIA:

Somos la generación perdida del descanso

Conjuga a la perfección la crítica social con la exaltación del amor en un mismo poema, incluso en una misma estrofa.

Esto enlaza con el hecho de que Isel está siempre de fondo en sus poemas. Él mismo nos lo confesó en una tertulia: cualquier poema que voy a hacer, aparece Isel. Voy a hacer un poema sobre la infancia, me sale Isel, voy a hacer un poema social y allí tengo a Isel.

Ahora que España es infumable
e Isel se ha hecho una trenza
de alquileres

También hace autocrítica al mundo de los poetas, en uno de sus anuncios poetizados:

porque toda la vida es un muermo
y los muermos, poetas son.

Pedro es un poeta realista, con capacidad de tratar las emociones del mundo real, no se va por mundos lejanos, sino que se queda con el lector a sobrevivir.


Estilo, lenguaje

La voz poética de Pedro es una voz fértil y compacta con influencias en:
    • las ciencias, las matemáticas por sus estudios, su profesión le hacen encontrar el lugar donde llora el logaritmo.
    • naturaleza tropical que le viene por Isel (del trópico)
De Isel me gusta el aro de su infancia de mandioca,
el patio de sus piernas donde abunda la maseca

En otro poema:

tengo la sensación de ser crónico en la piel de Tegucigalpa

    • surrealismo, lenguaje muy simbólico, también en sus cuadros. Admira a Malcolm de Chazal. Escribe que de Isel también le gustan:
las macetas de tristeza colgando en las pestañas

Artistas que le influyen y se notan en su obra: Ángel González, por él, abandonó la rima pero nunca el ritmo, José Hierro, Antonin Antaud, artista visceral rompedor de esquemas en todos los géneros, Malcolm de Chazal, el llamado teólogo surrealista, creador de aforismos poéticos (incluye poema de él en pag. 45) y Francis Picabia, artista completo, pintor francés, cubista y surrealista.

Consigue un juego muy matizado de imágenes, las cuales se engarzan unas tras otras, como en sus cuadros, los contenidos están todos, pero nombrados de diferente manera, es un puro juego metafísico.

Intercambio papeles, funciones en los objetos que personaliza:

Mira Isel, mira/ como juegan / los parques / en los niños.

Sus juegos del lenguaje, llegan a ser incluso divertidos:

los hules hablan con las cortinas

A la poesía de Pedro se entra con facilidad, es fluida, consigue un diálogo de reflexiones entre el lector y el escritor, eso nos motiva a seguir el ritmo de su poemario, pero no por ello es una poesía sencilla, ni facilona. Hay que desentrañarla, descubrir los juegos semánticos, los giros simbólicos y sus significados. Y por eso, consigue entretener, deslumbrar. Porque el poeta mismo mantiene intacta su capacidad de asombro.

Finalización

Yo no me considero crítica literaria ni quisiera mediatizar la lectura tan recomendable de este poemario que tengo en las manos, pero sí puedo y quiero manifestar que para mí ha sido un gran hallazgo, un placer para la imaginación, en definitiva: una joya poética para los sentidos.
Lo dije al principio: La poesía busca a Pedro, le persigue para posar sobre él su varita mágica, otorgarle el don de expresar en verso limpio y oportuno su experiencia, sus emociones, sus sueños.

Pedro
3896 fracasos
Tímido, de mal ver, ojazos
Busco desfibrilador con experiencia.
Pago bien.

Así se anuncia nuestro protagonista en su propio poemario

Añado, de mi propia cosecha mi anuncio poetizado de él:

Pedro,
melancólico rebelde
piedra honesta en terreno abrupto
busca verdades para huir de los naufragios.
Atenta con poemas.


Su presencia es un lujo y para mí, en nombre de todo el colectivo PoeKas, un orgullo compartir el bautizo de este primer poemario que tiene la altura y madurez de no ser primerizo.