lunes, 19 de mayo de 2014

El pasado 5 de Mayo en Mancha Real

El pasado 5 de mayo fui invitado a dar un recital en el Colegio San Marcos donde yo mismo estudié hace 20 años más o menos y donde empezó la poesía en mí gracias a Doña Carmen que también acudió al acto y tuvo el detalle de regalarme algunos poemas que yo escribía por entonces así como algunos trabajos literarios míos que guardó o fotocopió en su momento.

Pude contarle a los niños cómo me impactó la poesía con su edad y cómo empezó a formar parte de mí de forma natural; también di un pequeño homenaje a Machado leyendo algunos poemas de mi libro favorito de él: Campos de Castilla. Se me pasó rapidísimo el recital y regresé a Madrid muy rápido para poder acudir al trabajo. Me sentí curiosamente como estos niños que salen en la foto y me pregunté todo el camino de vuelta cómo pudo entrar la poesía en mí a esa edad y por qué, cómo era posible que la poesía existiera y que aquellos niños pudieran aguantarme casi una hora de versos. Atravesé toda Castilla-La Mancha y llegado a casa y viendo a Isel unos microsegundos encontré la respuesta.

Ya de pequeño escribía poemas confesionales o al amor, un amor desconocido que ahora sigo orgullosamente desconociendo pero sosteniendo por dentro como la poesía. Puse sobre el mueble del salón la placa de cristal que amablemente me regaló el director del centro y tuve el lunes más infantil que cabe imaginar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

SALDRA ALGUN CEREBRO DE ESTA

PANORAMICA SEGURO QUE SI.

Lastura Editiones dijo...

¡Qué bonita experiencia!