viernes, 10 de julio de 2009

Paseo

A Braulio

Hace dos semanas me invitabas
a cerveza
y ahora yo sólo puedo invitarte
a mi oración.

Trasplantado y contento
caminabas durante horas
los montículos de playa
para ver de lejos epitafios.

Jugabas sin descanso
a hacer de abuelo,
pestañeabas la pulcra ironía
que sonrojaba a la muerte,
te decías con suerte
de animarte los kilómetros,
eras el vecino soñado
por costumbre a estar presente.

Ya no cuadra el marco,
qué poemas ahora, qué goles
dejarán las patadas de tus nietos,
qué nerviosismo arrastrarás
en los carros de la compra,
cuál de estas olas que me salen
te llora, cuál aún no se ha enterado.

Pasea ahora la espumosa cerveza
de las nubes,
cronometra aún el tiempo
que te sobra.

Hace dos semanas me regalabas
cinco minutos preciosos de tu órgano,
y ahora yo sólo puedo invitarte
al segundo que nos faltó.

8 comentarios:

laura dijo...

lo siento!un musu

antonio dijo...

Muchísimas gracias. Mi padre era muy amigo de emociones y seguro que desde el cielo se le habrá escapado alguna lágrima y también una sonrisa.
Hemos perdido un buen hombre, pero el cielo se ha llenado de una nueva estrella, que brillará tanto como lo hizo aquí entre nosotros.
Como mi madre dice, como reza en su epitafio "Una vida de amor dedicada a su familia".

Angelica dijo...

fuerza y resignacion querido amigo

Javier dijo...

Muchos besos para ti y toda tu familia.

Irreductible dijo...

No sé que puedo decir de mi tío... o Mejor... Sí sé que decir: Que era un hombre extraordinario, con una fuerza y una voluntad a prueba de bombas.

Que tenía siempre una sonrisa para animarte, una persona capaz de hacerte reir con sus frases, con un cariño por toda su familia realmente admirable.

Llevo días recordándolo y han sido días tristes, pero siempre había un pequeño resquicio para un buen recuerdo... ¿Qué más puedo decir de alguien del que tan sólo me quedan cosas buenas?

Un abrazo Antonio, Maribel y a mi tía Isabel... Aunque esté lejos, que sepáis que os tengo cerca.

aldecoa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JUAN PEREZ dijo...

Braulio, mí hermano querido, tan solo con diez y seis meses de diferencia, de edad, hemos estado toda la vida juntos,en los mismos trabajos, en nuestros campos, de viñedos, olivas, y toda clese de cereales, en nuestra bodega, que junto anuestro padre elaborabamos, nuestro vino,y en todas las recoleciones agricolas,y nuestro hermano más pequeño Hilario, que tambien nos ayudaba.

Mi Braulio querido, siempre juntos . una vez de muy pequeños, teniamos un borriquillo, que nos compro nuestro padre, a nuestra medida, muy pequeño. Nos fuimos a los Jarales a por bellotas, como habia tantas llenamos el costal hasta la boca, cuando quisimos echarlo a los lomos del borriquillo nos daba tanta risa que se nos quitaban las fuerzas y no podiamos echarlo encima del burro, y ya se nos hacia noche, al final lo pudimos echar, pero cuando llegamos a casa era denoche, y nuestra madre ya estaba intranquila, y nos echo una pequeña regañina.

Mi Braulio, cuantos trabajos juntos, siempre unidos, él muy fuerte, yo un poco más endeble, si algo era más pesado siempre lo hacia él, sin preguntas sin remilgos, con esa bondad y impetu que lo ha caracterizado siempre,nunca discutiamos, siempre unidos juntos a todos lados con los mismos amigos los hemos compartido toda la vida, cuando nos juntabamos con ellos, donde fuese en cualquier circustancia, que risas, si estabamos solteros lo pasabamos bien y cando tuvimos nuestras novias lo mismo y despues de casados y los amigos tambien, las runiones eran más devertidas, y noslo pasabamos en grande.



Mi Braulio querido, siempre he estado orgulloso de ti, cuando me vine de la Macha, a hacer la mili voluntario a Granada, mi objetivo, no solo era hacer la mili, tambien en mi mente estaba, vender nuestros quesos manchegos, en estas tierras tam maravillosas, que despues tanto nos han dado.


Tú te tuviste que quedar allí unos años, pues tú eras, el que lo llevaba todo, hasta que comvencimos a nuestro padre, que errendara las tierras, y ya te viniste aqui, que con nuestro hermano Hilario que se vino un año antes, los tres empezamos, nuestro negocio de venta de Quesos Manchegos.


Mi Braulio mi hermano querido, por todos lados ivas hablando de mí, mi Juan hace esto hace lo otro, él selo hace todo no sé como puede hacer tantas cosas, y luego el deporte, guega al tenis. va a andar o coge la bici y se hace sesenta kilómetros, y no se cansa, siempre me tenias en tus alavanzas.


Mi Braulio querido cuanto te voy a echar demenos, esto me parece un sueño, que no es verdad, que en cualquier momento despertare, porque te has ido sin darnos cuenta, sin permiso, porqué, com los proyectos que teniamos. para nuestra vejez, con las cosas que teniamos que contarnos de nuestras vivienzas recordamdolas, con cariño y añoranza, y contarselas a nuestros nietos, que seguro se lo pasarian bien oyendolas.


Braulio mi hermano querido, Dios a querido que te vallas con él, y así lo has hecho obedeciendole, como tu humildad lo requiere y te has ido con él. Té despediste de mí con tu ultima respiración que se quedará en mi corazón parasiempre y nuca te olvidare.

Tú hermano Juan

Ángel Jiménez dijo...

Gracias, Pedro...
Me ha encantado y a mi abuela también le ha gustado mucho.
Ángel Jiménez