sábado, 19 de diciembre de 2009

Poemas desde el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda


VI


Urna de cristal,
siete y veinte en la mañana,
procesión de enanitos y manzanas
y Nieves aún sin respirar.

No hay príncipes sino médicos,
el veneno no se cura con los besos,
aquí se aprieta el esternón
hasta que tosen las princesas.

Y si la bella se niega a despertar,
los enanitos se vuelven sotana
para prometer los cielos
y acallar el orgasmo de las brujas.

Cama de arrastrar
siete y veinte en la mañana,
familia Blanco volviéndose fantasma
y Nieves aún sin respirar.

Frente y manos besadas
a todo llorar,
labios espejos de ciruelas
sin frutero ni reflejo
ni santo caballero
ni antídoto ni suero
ni posible despertar.

No hay cíclopes sino muertos,
así la magia de los cuentos,
los dragones no son hospitalarios
y las manzanas matan de verdad.

Capilla de rezar,
siete y veinte en la sala,
la intermitencia se vuelve plana
y Nieves aún sin respirar.

2 comentarios:

Don Quijote dijo...

Hi pedro:

Yo también escribí hace tiempo un post desde el antigüo Hospital Puerta de Hierro, asi que algo tenemos en común.

Si estás como interno,
goza del infierno,
si estás encamado,
no estés enfadado,
si estás trabajando,
es que estás creando,
si hay un comentario,
eso ..es un calvario.
si llevas "selene",
eso si entretiene.
Haz clic en mi nombre,
y que no te asombre.

Saludos.

DC dijo...

Me ha parecido brutal ese poema.