domingo, 27 de septiembre de 2009

La Pietà



Esta tarde he terminado esta versión sobre La Pietà de Miguel Ángel.
Cuando en el verano visité Alfacar, conocí a un matrimonio amigo de mis abuelos, ella es muy religiosa y muestra mucha fe a pesar de las muchas zancadillas que le ha puesto la vida. Les prometí uno de mis cuadros al aceite de oliva y aquí está. Para mis queridos Irene y Fidel que compartieron habitación de hospital con mis abuelos hace muchos años lo que edificó una amistad que va a durar más de medio siglo. Mientras trazaba estos trazos, yo, que perdí la fe hace mucho, recordaba los versos que sonaron aquel día en el conocido pueblo de panaderos granadino y en el modo en que estas dos grandes personas nos trataron. Un día para no olvidar. Con este dibujo, con el que he aprendido la genialidad de Miguel Ángel para el amor a los pliegues, la pureza de los rostros, la melancolía del momento trágico... hago eterna la correspondencia con estos dos grandes amigos, por los que desde entonces y a mi manera, rezo.

1 comentario:

bumy88 dijo...

Está precioso, Pedro!Les va a encantar! voy a tener que hacer una página y fundar tu club de fans, aunque investigaré por si tienes ya alguna :)